El deporte para un envejecimiento activo

¿Quién ha dicho que se es demasiado mayor para hacer deporte? La edad no es un obstáculo para practicar ejercicio. De hecho, hacer ejercicio es fundamental para mantener un envejecimiento activo y saludable. Existen multitud de ejercicios físicos apropiados para personas mayores, con las precauciones adecuadas, como por ejemplo no exceder el peso ni la […]

¿Quién ha dicho que se es demasiado mayor para hacer deporte? La edad no es un obstáculo para practicar ejercicio. De hecho, hacer ejercicio es fundamental para mantener un envejecimiento activo y saludable.

Existen multitud de ejercicios físicos apropiados para personas mayores, con las precauciones adecuadas, como por ejemplo no exceder el peso ni la carga de tensión, ni general ni localizada.

Lo ideal es que el deporte lo incorporen a su estilo de vida, por lo que se recomienda que practiquen deportes con los que se lo pasen bien y disfruten. a la larga, es muy beneficiosa para evitar la obesidad, mejorar el sistema inmunitario y puede retrasar los trastornos de memoria.

Las actividades más recomendadas para mayores son:

  • Caminar. De 30 minutos a una hora diaria. Puede descansar cuantas veces sea necesario.
  • Montar en bicicleta.
  • Natación
  • Tai-Chi. Favorece el equilibrio, la flexibilidad y el sistema cardiovascular.
  • Yoga
  • Gimnasia. En cualquiera de sus modalidades (aquagym, mantenimiento, aerobic…).
  • Golf

A continuación, le damos dos recomendaciones fundamentales a la hora de practicar deporte:

  • Usar calzado y ropa cómodos. El calzado bien atado evitará caídas, lesiones y permite mayor estabilidad.

  • Calentar suavemente los músculos durante cinco minutos antes de cada sesión. Y repetir al terminar de hacer el ejercicio.

  • Beber abundante agua durante el ejercicio.

  • Evitar realizar deporte en exteriores con frío o excesivo calor.

Recordemos que el deporte en personas mayores es muy beneficioso para evitar enfermedades del corazón, hipertensión, obesidad, diabetes, osteoporosis e incluso alteraciones psicológicas.

Y es que no hay mejor medicina, que practicar deporte y llevar una vida sana para el envejecimiento activo, así que ¡en marcha!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *