Apuesta por una buena alimentación para un envejecimiento saludable

Las personas mayores deben cuidar especialmente su alimentación para un envejecimiento saludable. Una alimentación inadecuada puede acarrerar graves consecuencias, como un aumento de la morbilidad y un agravante en los procesos crónicos que padezca la persona como la diabetes, hipertensión, insuficiencia renal, etc. Esto se debe a que los cambios fisiológicos, patológicos, económicos y psicosociales […]

Las personas mayores deben cuidar especialmente su alimentación para un envejecimiento saludable. Una alimentación inadecuada puede acarrerar graves consecuencias, como un aumento de la morbilidad y un agravante en los procesos crónicos que padezca la persona como la diabetes, hipertensión, insuficiencia renal, etc.

Esto se debe a que los cambios fisiológicos, patológicos, económicos y psicosociales entre otros afectan en su ingesta de nutrientes y en la forma en que son absorbidos por el organismo.

Veamos algunas recomendaciones para fomentar hábitos de alimentación saludables para garantizar un envejecimiento saludable:

  • Consumir carbohidratos saludables como pastas integrales y frutas y verduras. Aportan gran cantidad de fibras y nutrientes esenciales que previenen los radicales libres y enfermedades cardiovasculares.

  • Incluir alimentos ricos en calcio como la leche, yogur y quesos bajo en grasa, además de pescados como el salmón y la sardina y verduras como el brócoli. Nos ayudarán a prevenir problemas óseos como la osteoporosis.

  • Junto al calcio, la Vitamina D, que ayuda absorber mejor el calcio.

  • Y también añadir las Vitaminas del complejo B que nos encontraremos en las carnes blancas, huevos, lentejas, vegetales verdes, etc. Son muy aconsejables para mejorar la salud cerebral entre otros. Por ejemplo, la vitamina B12 es muy buena para la sangre y nervios, y el B9 para el ácido fólico y la salud cardiovascular.

  • Para la alta presión, nada de productos industriales y en cuanto a la sal, la sustituiremos por jugo de limón.

  • Para evitar el colesterol alto y el sobrepeso, evitar grasas saturadas y optar por grasas saludables que encontraremos en el pescado, los frutos secos y el aceite de oliva.

  • Fundamental, mantenerse hidratado, tanto con la ingesta de agua, como con leche y zumos naturales.

Esto son algunas recomendaciones generales, pero hay que tener en cuenta también que una deficiente nutrición es las personas mayores puede ser consecuencia del estado de su boca y dientes, del nivel socioeconómico, de enfermedades, hábitos, incluso del estado anímico, por lo que cada persona necesita unas recomendaciones más personalizadas para sus necesidades particulares, y siempre teniendo en cuenta sus gustos, pero que en definitiva, cumplan con el objetivo de fomentar un envejecimiento saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *