¿por qué practicar rutas saludables?

Las rutas saludables constituyen una práctica que surgen con el propósito de aumentar y mantener niveles adecuados de actividad física saludable para lograr el mejor estado de salud y bienestar de la población en general, por medio de una actividad en la que puedan participar personas de todas las edades y condición física. Las personas […]

Las rutas saludables constituyen una práctica que surgen con el propósito de aumentar y mantener niveles adecuados de actividad física saludable para lograr el mejor estado de salud y bienestar de la población en general, por medio de una actividad en la que puedan participar personas de todas las edades y condición física.

Las personas que mantienen una vida activa viven más años y con mejor calidad de vida que las sedentarias y el ejercicio físico se presenta, a cualquier edad, como un agente beneficioso para la salud.

En el caso de las personas mayores, además de sus beneficios generales, la práctica regular de actividad física es fundamental para mantener la autonomía personal e intensificar las relaciones sociales.

Las rutas saludables son una práctica de turismo de salud que nos permiten disfrutar de las maravillas de la naturaleza y de un entorno social agradable con otras personas, familiares y/o amigos. Suponen la realización de un ejercicio físico que sólo produce beneficios sobre nuestra salud y ningún inconveniente.

Constituyen un ejercicio de intensidad ligera o mediana que consiste en recorrer caminos campestres y/o montañosos. Puede realizarse en cualquier estación del año siendo una actividad recomendada para todas las edades porque se desarrolla en un entorno placentero, no se corren demasiados riesgos y no se precisan grandes condiciones físicas para practicarlo.

Recomendaciones

  • Comenzar con 10 a 20 minutos de estiramientos para disminuir el riesgo de posibles lesiones y aumentar la flexibilidad de los músculos.
  • Aumentar de manera progresiva la distancia del trayecto y el ritmo de caminar, se debe empezar andando despacio y haciendo paradas cuando se necesite.
  • Realizar varias paradas y descansos en rutas largas que duren varias horas.
  • Beber mucha agua antes y durante el trayecto.
  • Utilizar ropa ligera, de algodón como un chándal o una camiseta y pantalón corto, gorra, gafas de sol y calzado deportivo.
  • Protegerse con crema solar.

Algunos de beneficios de participar en rutas saludables son:

  • La contemplación de las bellezas naturales relaja y es una medida muy eficaz para luchar contra el estrés.
  • Beneficia al corazón, disminuye la frecuencia cardiaca y es un deporte idela para enfermos del corazón.
  • Tonifica los musculos de los miembros inferiores.
  • Combate el sobrepeso porque incrementa el gasto calórico.
  • Mejora nuestros lazos sociales con la familia y los amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *