Nunca es tarde para ir a la Universidad

Cada vez podemos tener más claro que la población mayor ha cambiado radicalmente, no sólo en el envejecimiento de la población, sino su forma de viday sus inquietudes. Se acabó la idea de la jubilación como un período de inactividad tanto en el mundo laboral como en la vida diaria. La gran mayoría de nuestros […]

Cada vez podemos tener más claro que la población mayor ha cambiado radicalmente, no sólo en el envejecimiento de la población, sino su forma de viday sus inquietudes. Se acabó la idea de la jubilación como un período de inactividad tanto en el mundo laboral como en la vida diaria.

La gran mayoría de nuestros mayores, a los 65 años, se siente con vitalidad, buena salud y energía suficiente para seguir formando parte activa de la sociedad por lo que debemos reinvindicar un nuevo concepto de jubilación, en el que actividades como el voluntariado, los trabajos parciales o estudiar en la Universidad sean una alternativa cada vez más demandada.

En lo que respecta a la Universidad, hay planes de estudios para mayores basados en cursos de 3 a 5 años, posgrados o talleres. Sin ir más lejos, en la Universidad de Extremadura se puede cursar desde un posgrado sobre Historia de la copla o hasta otro de Neuropsicología. O incluso participar en un taller de Música, Informática, Literatura, etc. Además, también se hacen intercambios con otras Universidades.

La idea de la Universidad de Mayores es en definitiva crear un espacio de encuentro, de diálogo, de participación, donde los mayores organicen su tiempo libre a través de actividades culturales, que amplíe y enriquezca sus relaciones interpersonales y les permita participar en la animación y la mejora de su cultura.

Pero ¿qué les motiva a las personas mayores a ingresar en la Universidad?

Realmente hay varios motivos, refrescar la memoria, cumplir una asignatura pendiente, ganas de aprender sobre un tema concreto, tomárselo como una actividad de ocio y divertimento, realizar un sueño, seguir cultivando la mente… pero sobre todo, porque quieren aprender. De hecho, esa actitud genera un ambiente muy especial en las aulas y es muy común que gracias a las experiencias de los mayores el profesor también se siente recompensado por el bagaje cultura que éstos le transmiten, por lo que es una enseñanza recíproca.

Como curiosidad, en España el 55% de los estudiantes de Universidades para mayores (las cuáles son en su mayoría públicas) tienen entre 55 y 64 años, y el número de mujeres representa un 64,5%.

La realidad es que esta tímida iniciativa que surgió en los 90, ha ido ganando protagonismo y seguirá creciendo, según Asociación Estatal de Programas Universitarios para Mayores(Aepum) por tres motivos:

  • Menor número de estudiantes universitarios por el descenso de la natalidad.

  • El aumento del envejecimiento de la población

  • La importancia de la constante formación a lo largo de la vida para el ámbito laboral.

Por lo tanto, las Universidades para mayores surgen con el objetivo de promocionar la cultura de las personas mayores, como instrumento de transformación social, de dignificación de la persona y de la mejora de la calidad de vida para lograr un envejecimiento activo.

Así que, ¡a estudiar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *