Cómo combatir la ola de calor

¡Atención mayores molones! Estamos viviendo la segunda ola de calor del verano 2015. Más de dos tercios de las provincias de España continúan en alerta roja por altas temperaturas. La AEMET advierte de que con la alerta roja, existe un riesgo muy alto para la población de sufrir problemas vinculados con las altas temperaturas como […]

¡Atención mayores molones! Estamos viviendo la segunda ola de calor del verano 2015. Más de dos tercios de las provincias de España continúan en alerta roja por altas temperaturas.

La AEMET advierte de que con la alerta roja, existe un riesgo muy alto para la población de sufrir problemas vinculados con las altas temperaturas como fatiga, dolor de cabeza, falta de apetito, insomnio, calambres, etc., especialmente para personas mayores y niños.

Desde Cruz Roja recuerdan unos sencillos consejos a seguir en las actividades usuales para combatir esta ola de calor y combatir los efectos negativos que pueden tener sobre nuestra salud:

En la calle:

  • Procurar estar en la sombra.
  • Evitar las actividades en el exterior en las horas centrales del día.
  • Protegerse del sol y refrescarse (beba líquidos, utilice un abanico…) si se tiene que hacer actividades en el exterior durante las horas de calor.

En casa:

  • Permanecer en las estancias más frescas.
  • Bajar las persianas, toldos, cortinas… evitando que el sol entre directamente.

En el coche:

  • Prevenir y lleve líquidos para hidratarse.
  • Nunca dejar a los niños ni a las personas mayores en el interior de un vehículo cerrado.

A nivel personal:

  • Refrescarse de forma continua (tomar una ducha o un baño…).
  • Usar ropa ligera, no apretada y de colores claros.
  • Utilizar calzado fresco, cómodo y transpirable.

En las comidas:

  • Hacer comidas ligeras que la ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, gazpachos…).
  • Beber líquidos en abundancia (agua, zumos…).

  Si se tiene algún problema de salud:

  • Consultar con su médico acerca de las medidas suplementarias que debe adoptar si padece alguna enfermedad de riesgo.
  • Seguir tomando sus medicamentos. No automedicarse.
  • Si se encuentra mal, pare la actividad que esté haciendo, intentar situarse en un sitio fresco y pedir ayuda.

 

EXPOSICIÓN AL SOL

Durante el verano, es cuando más actividades desarrollamos al aire libre pero también es la época en la que los rayos del sol son más perjudiciales. Nuestra piel es en esta época muy vulnerable a la exposición solar, por lo que una adecuada protección es fundamental para evitar daños sobre la salud, sobre todo porque los efectos negativos de la exposición prolongada al sol son acumulativos.

No obstante, la mayoría de los efectos adversos son evitables siguiendo unos sencillos consejos que recomiendan el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y las organizaciones especializadas:

  • Evitar exponerse al sol en las horas centrales del día (de 12 a 17 horas), así como exposiciones prolongadas o siestas.
  • Disminuir las partes del cuerpo expuestas directamente al sol. Las prendas más cómodas en los climas calurosos son las camisas de algodón de colores claros.
  • Se recomienda cubrir la cabeza con sombreros o gorras.
  • El sol puede dañar también los ojos, por lo que es recomendable utilizar gafas de sol homologadas que filtren, al menos, el 90% de la radiación ultravioleta (UV).
  • Utilizar productos de protección solar con un factor elevado y adecuados a su edad, tipo de piel y zona del cuerpo. Estos protectores deberán aplicarse, en cantidades generosas, 30 minutos antes de exponerse al sol y renovarse cada dos horas y después de cada baño.
  • Proteger especialmente a los niños, ya que son muy sensibles a sobre exposiciones al sol en esta época del año. Se debe evitar también que menores de 3 años estén expuestos al sol. Se deben utilizar cremas de factor solar elevado (se aconsejan factores de protección solar mayores de 40).
  • No olvidar que el riesgo de quemaduras solares se incrementa con la altura (cada 300 metros, aumenta un 4% el poder de las radiaciones ultravioletas) por lo que en la montaña se deben seguir los mismos consejos para protegerse del sol.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *