El ser humano, por naturaleza, tiene la necesidad de vivir en comunidad, de sentirse integrado dentro de un grupo, y esta es una característica que nos diferencia de otros seres vivos que viven en solitario.

Desde que somos bien pequeños, buscamos relacionarnos en un grupo, y tratamos de sentirnos integrados, uno más, dentro de un colectivo de otras personas con más o menos características similares a las nuestras. Desde bien pequeños empezamos a movernos en grupo cuando vamos al parque o cuando vamos al colegio. El colegio por ejemplo es una herramienta que favorece la participación dentro de un grupo o colectivo, y nos enseña a respetar a los demás miembros, así como a admitir a otros dentro de nuestro grupo.

Según nos vamos haciendo mayores, estos grupos van cambiando, buscando cada vez una mayor homogeneidad entre el grupo y nosotros, y así llegamos a la adolescencia donde el grupo y la sensación de pertenencia a éste son muy importantes. Seguimos creciendo y nos encontramos en nuestro grupo de trabajo, participamos en deportes de equipo, tenemos nuestro grupo de amistades…

Pero, ¿qué pasa cuando nos hacemos mayores? Pues exactamente lo mismo.

Mayores Activos - post SaluusEl sentimiento, o mejor dicho, la necesidad de pertenecer a un colectivo, es el mismo.

Y , a todo esto, ¿qué papel juegan las asociaciones? Pues uno muy importante.

En realidad, no hay tanta diferencia entre un grupo y una asociación. Es más, una asociación no deja de ser un grupo de personas que, de manera voluntaria, se unen con un fin común, compartiendo una serie de características o cualidades que les hace afines. De esta manera, existen gran cantidad de asociaciones a las que podemos adherirnos. Así, podemos encontrar asociaciones de cualquier tipo, de amas de casa, de pescadores, de aficionados a la petanca, de personas mayores activas, de apasionados por coches antiguos, de gastronomía…

La importancia de estas asociaciones radica en que nos ayuda a contactar con personas que tienen aficiones o características afines a nosotros, lo que nos da la oportunidad de ampliar nuestras relaciones sociales con otras personas, así como hablar o practicar la actividad que deseamos con otras personas.

En muchos casos, además, nos da la opción de poder acceder a ventajas o descuentos que no sería posible de otra manera, como es el caso por ejemplo de la tarjeta de Mayores UDP que explicábamos en nuestro Facebook, que nos da acceso a descuentos y ofertas exclusivas. Otras ventajas son el acceso a información, acceso a formación, consejos…

p_turismopersonasmayoresEn definitiva, son muchas y muy diversas las ventajas de pertenecer a una asociación o grupo, y casi ningún inconveniente, más allá de una pequeña cuota que haya que abonar, y ni siquiera llegaría a ser un inconveniente como tal.

Sean cuales sean tus gustos, tus aficiones, tu perfil, tu edad… siempre habrá una asociación que se ajuste a ti. Así pues, ahora te toca a ti decidir cuál es la asociación que más se ajusta e, incluso, si hay varias asociaciones, ¡inscríbete en todas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *