¿QUÉ HACE UN COACH EN UNA EMPRESA?

« Volver

En los últimos años, se habla mucho de la figura del coach. Hemos incorporado esta palabra al diccionario, como, en su día lo hicimos con otras de origen anglosajón, como brainstorming, networking y otras muchas. El uso habitual de éstas, puede llevar a la mala utilización; así nos encontramos al coach en un coro, en una sesión de estilismo o en el mercado. Pero, ¿qué es y qué hace realmente un coach?

Podemos definir al coach como una persona que, acompaña en un proceso de cambio. Gracias a la intervención del coach, la persona aprende a encontrar la mejor versión de sí mismo. Partiendo de la base de que todos disponemos de las herramientas y cualidades suficientes para conseguir aquello que queremos, el coach, ayuda a que la persona encuentre cuáles de ellas debe de utilizar.

Esta es la razón por la cual, en el mundo empresarial, esta figura es cada vez más demandada. Si el coaching (disciplina) ayuda a encontrar lo mejor de uno mismo, en la empresa ayudará a encontrar lo mejor de la misma ¿no? ¡Cierto!

Gracias a la intervención del coach, las personas que forman la empresa se integran en un proceso de aprendizaje y gestión de lo aprendido. De tal manera que capacita a los profesionales para optimizar su trabajo y su papel dentro de una empresa.

DE JEFE A LIDER

El papel del gerente, o líder de la empresa, cambia por completo, tomando ahora un nuevo rol. Si antes de introducir la metodología del coaching, el “jefe”, tenía un papel meramente supervisor o distribuidor de tareas; el nuevo “líder” coordina las distintas secciones o departamentos; y se convierte en un modelo a imitar por su equipo de profesionales.

Lo que se hace realmente es buscar objetivos comunes, que identifique la misión, visión y valores de la empresa (o centro de trabajo), para, posteriormente hacer un plan de acción conjunto. Este plan, una vez que es llevado a cabo por el equipo de profesionales, aumenta la productividad y el rendimiento y mejora las relaciones dentro del entorno laboral.

Dicho de otro modo; el coaching permite capacitar a los integrantes de la empresa, para implicarse de manera activa con la misma, y facilita disponer de una actitud grupal positiva; lo que permite un mayor rendimiento y una mejor resolución de conflictos.

Los resultados positivos, son apreciables en todos los sectores, independientemente de la labor que desempeñe la persona en la organización empresarial y la jerarquía que ocupe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *