Beneficios del sexo en la tercera edad

« Volver

La sexualidad en los mayores, puede ser muy beneficioso para la salud emocional y física. La actividad sexual aporta aspectos positivos para la salud, tanto física como mentalmente, por ejemplo reduce el estrés.

Envejecer no significa que sea el final de la actividad sexual, las personas pueden tener una vida sexual activa a cualquier edad.

A medida que se envejece, el riesgo de tener problemas de salud aumentan, como la obesidad, la presión arterial alta, la diabetes, enfermedades cardiacas, etc. Estos problemas de salud pueden disminuir el apetito sexual y hacer que se convierta en una práctica poco frecuente.

Hoy en día existen muchas cosas para compensar los estragos del envejecimiento que hacen que interfiera en la vida sexual.

Puede hablar con su médico, ya que éste puede ayudarlo a mejorar su vida sexual tratando la disfunción eréctil o cualquier otro punto negativo. Los especialistas también pueden sugerirle medicamentos que no afecten a su vida sexual, para que usted y su pareja puedan seguir con una actividad sexual satisfactoria.

La comunicación con su pareja también es muy importante para limar desigualdades en las relaciones sexuales. Una comunicación abierta con la pareja proporciona un sentimiento de alivio y confianza que propiciará sus experiencias sexuales.

Los expertos dicen que la sexualidad es un área fundamental en nuestras vidas, y el sexo es beneficioso para el bienestar, ya que ayuda a tener una buena imagen de nosotros mismo, eleva el estado de ánimo y beneficia ciertos estados emocionales como la depresión o la ansiedad.

El sexo en la etapa de la tercera edad, trae numerosos beneficios físicos: ayuda a fortalecer la musculatura y los huesos y a mantenernos en buena forma física, mejora el sistema inmunológico, porque a través de los pensamientos positivos y el buen humor que nos genera potencia la acción de los leucocitos, como vemos, todo son aportaciones de carácter positivo.

Por otro lado, ayuda a reducir el dolor, ya que durante la actividad sexual se liberan endorfinas, y esta sustancia actúa sobre el cerebro, proporcionando placer.

En los hombres además, reduce el riesgo de cáncer de próstata y en las mujeres ayuda a mantener un buen tono de la musculatura pélvica y al buen estado de la vagina en la menopausia.

El sexo sigue y debe seguir estando presente en la edad madura, se llame tercera edad, edad dorada o como guste a cada cual, pues el sexo en la tercera edad es una etapa más de nuestro desarrollo evolutivo y tan sólo hay que adaptarse a las circunstancias, pero sí es posible una vivencia plena, satisfactoria y sana de la sexualidad, cargada de ventajas en la salud.

Suscríbete

Y recibes promociones y novedades

Acepto las condiciones legales