En las ciudades y pueblos se necesita cada vez más un urbanismo adaptado, parques amigables con las personas mayores. Pues los mayores de 65 años es el grupo de edad que más crece, y responder a sus necesidades es algo que nos compete a la sociedad en general, no sólo  a los gobiernos, las administraciones o los grupos de acción local.

Parques amigables con los mayores

Además de los parques de mayores al aire libre para que este colectivo practique ejercicio, situados en diferentes puntos de las ciudades y pueblos,  preferentemente cercanos a los centros de mayores, y formados por elementos modulares adaptados para su uso al aire libre y con carteles de instrucciones para su correcto uso. Se hacen necesarias nuevas iniciativas para motivar a las personas de edad a salir a la calle y  practicar deporte.

Un ejemplo de ello se está  llevando a cabo ya en la comunidad de Madrid. El programa de ejercicio al aire libre para mayores «moverse es cuidarse«, consiste en sesiones grupales dirigidas por un monitor especializado en actividad física. Se realiza una vez por semana durante una hora en los parques de Madrid. Las personas usuarias podrán incorporarse o salir del programa en cualquier momento.

urbanismo adaptado

Urbanismo adaptado. Parques amigables con los mayores

Además de los parques para mayores, que ya entran dentro del urbanismo adaptado, parques amigables con los mayores también son necesario. Es decir, que los  parques «de siempre», donde  sacamos a pasear a nuestro perrito, los parques a los que  los abuelos suelen llevar a sus  nietos, sean amigables con los mayores. Esto significa que tengan bancos suficientes y  en buen estado, urinarios públicos, rampas, fuentes accesibles, pasamanos, asideros, etc.

La  sociedad cambia, cambian los modelos tradicionales de familia, cambia el rol de jubilado, de abuelo, de persona mayor. Los abuelos de hoy quieren disfrutar de su comunidad, quieren  seguir siendo parte activa de ella, quieren seguir ayudando a sus hijos, y quieren re-formarse para seguir avanzando con la sociedad.

La mayor parte de las personas mayores de 65 años, además se encuentran muy bien  físicamente, y aunque puedan tener ciertas limitaciones, quieren seguir siendo parte activa. Así que no  nos queda más que adaptar el urbanismo de pueblos y ciudades para que nuestros mayores sigan siendo parte activa de la sociedad.

Suscríbete

Y recibes promociones y novedades

Acepto las condiciones legales